Las Pequeñas y Medianas empresas

Cabe precisar que en Latinoamérica las grandes empresas son importantes actores económicos; sin embargo, son las pequeñas y medianas empresas los motores de las economías de la región, pues representan el 95 % de las empresas constituidas y son la fuente del 67 % del empleo. 

A pesar de su importancia, a la fecha, estas empresas presentan una baja participación en las cifras de exportación, siendo que sólo un 13 % de las PYMES de la región las que exportan. Cabe acotar que, este porcentaje se encuentra por debajo del 19 % de las PYMES de Corea, el 47 % de las de Tailandia y el 55 % por el lado de Malasia (BID, 2017).

En una economía se aprecian empresas de diferentes tipos y envergaduras. Las PYMES y MYPES se destacan por ser uno de los mayores mecanismos para la generación de empleo. Las diferencias surgen, generalmente, cuando se refieren al número de trabajadores y al monto de facturación anual que debe tener una empresa para ser considerada dentro del rango de pequeña o mediana empresa.

En el Perú, se realiza una subdivisión cuando se habla de PYMES: microempresa (1 a 10 trabajadores), pequeña empresa (de 11 a 50 trabajadores) y mediana empresa (entre 51 a 250 trabajadores). Asimismo, se utiliza la palabra MYPES para referirse a micro y pequeñas empresas. Estas últimas, son fundamentales, pues son generadoras del 80 % del empleo del país.

Pero ¿cuáles son algunas de las limitaciones de las Pymes en Perú?

  • Falta de acceso a la información por mercados: muchas de las PYMES exportadoras en nuestro país no realizan una correcta evaluación de sus mercados de destino de exportación, siendo éste uno de los principales motivos de fracaso en su participación dentro del comercio exterior. 
  • Financiamiento: el acceso al financiamiento es una de las principales barreras que enfrentan las PYMES para su desarrollo. Únicamente el 12 % del crédito total en la región latinoamericana se destina a las PYMES, en contraste con el 25 % en los países pertenecientes a la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE[3]). Lo anterior, es de suma importancia para las PYMES. Ello es debido en parte, porque estas empresas no pueden alcanzar a cumplir con las elevadas garantías que los bancos comerciales requieren para el otorgamiento de crédito excluyéndose del beneficio al financiamiento.

Finalmente, es necesario establecer estrategias de invención y de innovación para enfrentar situaciones cada vez más competitivas, lograr captar a clientes cada vez más exigentes y, sobretodo, crear en las PYMES ventajas competitivas más duraderas y sostenibles.

Alexis Cañari

Deja un comentario