Entramos a la fase 4 con grado de inversión

La fase 4 de la reactivación económica está a la vuelta de la esquina, lo que nos permitirá aproximarnos al 100% de la actividad económica, y es una buena noticia que estemos retomando un mayor dinamismo con nuestro grado de inversión intacto. No cabe duda de que esta crisis nos agarró bien parados en materia fiscal.

 El Perú es uno de los pocos países que no ha visto afectada su credibilidad financiera en el contexto internacional, la cual ha sido ratificada recientemente por la agencia Moody’s. De esta manera, el Perú mantiene su grado de inversión y su perspectiva estable pese al incremento del gasto fiscal para hacer frente a la pandemia.

 La degradación de la perspectiva de la calificación de crédito de Chile, justamente por parte de Moody’s la semana pasada, encendió las alarmas de lo que podría ocurrir en la región en general y en nuestro país en particular. No obstante, el vicepresidente de la agencia calificadora, Jaime Reusche, destaca que las autoridades económicas siempre respondieron con medidas para resguardar la solidez fiscal del país y que los inversores extranjeros confían en las políticas macroeconómicas peruanas. 

En el marco macroeconómico multianual (MMM) 2021-2024 se precisa que el Perú retomará niveles bajos de déficit fiscal en el 2024 (1.9% del PBI), luego de situarse en 10.7% este año, 6.2% en el 2021, 3.3% en el 2022 y 2.6% en el 2023. 

Según el documento, el proceso de reactivación económica se extenderá desde el segundo semestre del 2020 hasta el 2021, mientras que el impulso al crecimiento potencial de la economía peruana se implementará entre el 2022 y el 2024, previéndose crecer 5.9% entre el 2021 y el 2024 teniendo como sectores preponderantes a la construcción (10.3%), la manufactura (7.4%) y la minería (6.1%), con el sector no primario (6%) creciendo por encima del primario (5.6%), lo cual es una buena noticia.  

En ese proceso, la inversión pública crecerá desde 30,000 millones de soles en el 2020 a 38,000 millones en el 2021 y luego dará un salto a 44,000 millones en el 2024. Si algún ajuste puede tener el MMM debería ser hacia un mayor PBI y una mayor recaudación tributaria, pues se sustenta en precios del oro y cobre bajos considerando los niveles actuales y el potencial de los commodities a futuro, si se tiene en cuenta que ambos metales se sitúan alrededor de los 2,000 dólares la onza y 3 dólares la libra, respectivamente, superiores en 20% y 10% a lo previsto en el documento para el periodo entre el 2021 y el 2024. 

Habría que considerar, además, la posición flexible que tendrá la Reserva Federal de Estados Unidos respecto a la inflación, lo que refuerza las expectativas de un entorno prolongado de tasas de interés bajas en el mundo. Algunos peruanos somos incrédulos y aprendemos en el camino, y eso está ocurriendo con la pandemia, según las últimas cifras del Minsa. La fase 4 ya es una realidad, señores.

Artículo escrito por:

Jose Luis Jaramillo

Editor de Economía de la Agencia Peruana de Noticias Andina

En El Diario Oficial El Peruano