La Seguridad en la distribución y manipulación del G.L.P. en los almacenes

Instalaciones de seguridad en los centros de almacenamiento y productivos

La primera regla de seguridad es evitar cualquier escape incontrolado de GLP. Todos los sistemas deberán ser diseñados teniendo en cuenta este objetivo principal.

El enfoque tradicional de la seguridad se basaba en la utilización generosa del espacio y en los sistemas de defensa contra incendios (D.C.I.) en los casos de emergencia. Cada vez más este planteamiento esta dando paso al concepto pasivo de la seguridad mediante unos sistema de control de válvulas y equipos capaz de operar automáticamente y por control remoto. 

La forma mas efectiva de combatir un fuego de GLP es cortando el suministro de gas. Si esto no se puede hacer, puede ser mas seguro permitir que el fuego se auto-extinga, esto es, dejar arder hasta que el GLP se agote, a no ser que el fuego pueda producir una escalada de la emergencia. 

El agua es eficaz para enfriar los depósitos de GLP durante el fuego, y ayuda a mantener la temperatura de los depósitos y su contenido por debajo de niveles críticos. El chorro de agua en forma de cortina, puede ser efectivo para proteger a los bomberos que intenten cerrar las válvulas de suministro del GLP en las zonas afectadas por el calor, y para dispersar el vapor de GLP. 

La Ley de Prevención de Accidentes Graves antes mencionada, que deriva de la Directiva Europea 96/82/EEC (Seveso II), hace énfasis en los sistemas de gestión de la seguridad, la valoración del riesgo, la formación y prácticas y las inspecciones periódicas que tienen que ser una parte importante en el programa de seguridad de una planta o factoría.

En los centros productivos y en la manipulación del G.L.P, es una causa de preocupación la descarga de electricidad estática, y por lo tanto las estructuras de acero, tuberías y hasta los uniformes de los operarios, deben considerar este riesgo, conectándose a tierra o siendo antiestáticos. Por ejemplo, los camiones cisterna deberán estar conectados a tierra antes de comenzar el trasvase de G.L.P. 

Un concepto muy importante en el proceso productivo es “LA SEGURIDAD INTEGRADA”, que obedece a la idea de que las tareas relacionadas con la seguridad se engloban en una función más como la propia producción, el mantenimiento, el respeto al medio ambiente, etc.

Seguridad en el proceso de envasado

Los envases deberán supervisarse antes y después del llenado para asegurar que están preparados para este, que han sido llenados correctamente y no tendrán problemas durante su utilización. 

Los envases o bombonas deberán fabricarse y mantenerse de acuerdo con las normas técnicas acreditadas y haber pasado los correspondientes controles de calidad. Todos los envases son sometidos a un control dimensional, a una inspección de las uniones soldadas y a una prueba hidráulica de presión a 30 kg/cm2 . Muestralmente se ensayan a rotura teniendo que soportar una presión mínima de 85 kg/cm2 . 

El estado de la válvula del envase y su correcto funcionamiento son cruciales en la seguridad. La válvula del envase tiene un doble propósito en tanto en cuanto se uso para la recarga así como para el suministro de gas al consumidor. 

Dos componentes de ella son fundamentales:

El pisón, cuyo dimensionamiento debe ser muy preciso pués es el sistema que impide la salida de gas cuando el envase está almacenado ó esperando ser usado en el domicilio del consumidor. 

La junta, es un componente de caucho que permite la estanquidad cuando se acopla el regulador para el consumo de gas. Un accesorio muy ligado a la válvula e importante en la seguridad es el regulador antes mencionado, y que permite que el gas que sale del envase para consumo mantenga una presión a la salida, en el caso de regulador estándar, de aproximadamente 30 gr/cm2 . A continuación se representa un regulador acoplado a la válvula en las posiciones de cerrado y abierto. 

El proceso de llenado de los envases se efectúa por peso, debiendo respetar las tolerancias permitidas por la normativa. El sistema de llenado debe asegurar que no sobrepasa el volumen máximo permitido de llenado del envase, esto es, que no hay riesgo de que el envase se llene de líquido pues es altamente peligroso un envase sobrellenado. Para alcanzar la seguridad precisa, un circuito de envasado tiene entre otras máquinas: un doble pesado (pesado y repesado), verificación de la estanquidad y control de fugas.

Autor 

Francisco Jiménez 

Director de Seguridad, Calidad y Medio Ambiente 

Repsol-YPF